El cambista y su mujer por Quentin Matsys

Para entender cómo funcionan los países, desde el punto de vista presupuestario, es de mucha utilidad observar cómo funcionan las familias. Veamos el ejemplo de una familia tipo que debe generar sus propios ingresos monetarios para distribuirlos (gastarlos) en una serie de necesidades que son ilimitadas frente a recursos que son escasos por naturaleza. En un ejercicio de priorización (consciente o no) las familias buscan cubrir primero sus necesidades básicas (alimentación, vestimenta y vivienda) para luego cubrir otras necesidades igualmente necesarias y fundamentales para su desarrollo integral (educación, salud y ocio). Ahora bien, dado que los ingresos generados son insuficientes ¿Qué debería hacer esta familia para obtener, por ejemplo, una vivienda propia? Lo más probable es que deba recurrir a un préstamo bancario que le permita distribuir la carga de esa inversión a lo largo del tiempo.

El Puerto de Asunción

En tres artículos trataré de abordar las cuestiones no discutidas sobre el reciente llamado a concurso de las oficinas de gobierno y las repercusiones del Plan Maestro del Arq. Converti. Más que una opinión, prefiero definir mi aporte como la afirmación de que la realidad se presenta ante la razón como signo (J. Carrón, La belleza desarmada, Ed. Encuentro, Madrid, p. 154) y que toda crisis nos obliga a plantearnos preguntas y nos exige nuevas o viejas respuestas, pero en cualquier caso, juicios directos, no preestablecidos (H. Arendt, La crisis en la educación, 1954).